martes, 11 de julio de 2017

El paisaje de la calle
relampaguea desde ventanillas

un caos de subidas y bajadas,
distorsión, boletos
de no saber adónde,
pasos que no saben si eligen, ires
removiendo el pulso de los árboles

y en una curva del silencio, tus manos
acercan las uvas
que no queremos dejar de compartir
y la cosecha de dulzura asoma
en medio del cemento y los papeles apurados
sin ajetreos que la distraigan



lunes, 10 de julio de 2017

Los teros en la noche
en el momento en que pienso
que el poema,
lo que sea que llamemos poema,
ya no vuelva, o se resista a llegar.

Los teros en la noche como una confirmación
de lo que va, corre
hacia un lugar insospechado,
intocado por la marea de sueños,
tierra de surcos que se abren
adentro de otros surcos.

La oscuridad plasma su llegada áspera
a través de esos picos sin dulzura,
como diciéndonos que ninguna corrección política
la hará callar, claudicar de sus instintos,
levantamiento y abrigo
de lo que rompe hileras en la tierra.

La sensación al escucharlos
es la de un chispazo que irrumpe, un chorro
de agua fría que deja
al silencio más candente y arrojado,
menos previsible.

Los teros en la noche,
ese vuelo, ese canto quiero,
ese derramamiento de sílabas que atraviesa
una página de aire
y que no alcanza a componer melodías,
sólo a fraguar
en el oído el trampolín,
el enamorado impulso de hacerlas.


Con el cuaderno en la mesa
me demoro en el hilo que desenredamos

mientras un alboroto de pájaros de Tilcara
suena adentro de este silencio
en el que estás, en el que vamos
haciendo una palabra
murmurada entre los dos.


Me pediste que te abrazara fuerte
esa noche
y te envolví con mis brazos
con toda la fuerza que pude.
Y, aunque sabemos que el abrazo
siempre pide más
-adentrarse en la mañana,
respirar la tarde
y la luna de otra noche-
pudimos escuchar el viento
en nuestras ramas
y hacer que nuestras hojas se rozaran
mezclándose
en la intensidad del beso


Cierro los ojos junto al río
me dejo ir mezclar en ese río
de ojos abiertos
de suelto murmullo de cercanía remota

La piedra la orilla de piel, el eco
del caballo que se refleja,
la voz abriéndose a las voces
que me salpican tanto como el agua:
voces de niños que se tiran a la ollita
madres y abuelas que buscan donde
recostar el tronco de sus dulzuras y extender
sus raíces inquietas, parlanchinas
como la cascada que las adentra

La tarde es un tiempo suspendido
entre las nubes y el sol que encuentra
una fisura donde colar sus migas
y es una caída lenta, un abismo vaciado
de la histeria que pesa en el zapato de las ciudades,
cada gota de lo humano
cada pliegue, cada surco del oído


El invierno quema
de alegrías
de carencias.

El caracol dejó su huella en la frazada roja.

El invierno transparenta
un ansia de vida
     insofrenable

jueves, 22 de diciembre de 2016

Poetas hindúes


Comparto algunos poemas de una serie que me envió el
amigo Bernardo Massoia. Son traducciones que él mismo hizo, del inglés al español, de poetas hindúes. Los comparto en ambos idiomas para quienes quieran y puedan leerlos en inglés. Gracias Bernardo!





Por eso no me volví loco
K. G. Sankara Pillai

Si hablo claro
voy a ser el acusado,
si olvido
me volveré un desierto.
Si no hablo claro
ni olvido, me volveré loco.
Por eso, enterré
ciertas intimidades
en los márgenes de mi discurso,
algo de mi dolor
en la periferia de mis ojos
alguna verdad
en las inmediaciones de mi sonrisa.
Los vigilé bajo el dosel
de mis ojos atentos,
interesados en saber cómo crecían.
Enterré algo de mi rabia
en los picos colosales de Jatayu,
en los colores y líneas de Goya.
En la punta de flecha de Inquilab,
en firmas, con infantería,
batallones de firmantes.
Por eso no me volví loco,
de mi frente no brotaron cuernos,
mis miedos no llevaron
al fraude o la traición. Ni mis errores
deambularon en los bordes de la sangre.


Therefore I did not go insane
K. G. Sankara Pillai

If I speak out
I will become the accused,
If I forget
I will turn into a wasteland.
If I neither speak out
nor forget I will turn insane.
Therefore, I buried
certain intimacies on the margins
of my speech, some of my sorrow
on the peripheries of my eyes
some truth in the of my smile.
I kept them guard under the canopy
of my watchful eyes,
keen to know how they grow.
I buried some of my rage
in the colossal beaks of Jatayu,
in the colours and lines of Goya.
In the arrow tip of Inquilab,'
in signatures, with the infantry
battalion of signatories.
Therefore I did not turn
insane, my forehead did not sprout
horns, nor did my fears take to
fraud or betrayal. Nor did my mistakes
wander on the borders of blood.



 *****




Historia del árbol
Rajesh Pandya

Qué existe allí, hoy,
donde una vez existió un árbol?
Preguntándome esto,
Umashankar pasa a mi encuentro
en el camino de la Universidad. Al girar.
Donde alguna vez existió un árbol con sombra.
Debajo de él. Hoy.
Voy y me quedo cerca suyo.
A través de los vidrios gruesos con mirada penetrante,
él busca reconocerme y recuerda,
"Tú eres el único que escribió un poema sobre mi partida, ¿verdad?"
Apuntando hacia los árboles descoyuntados
en el acceso a la universidad, él comenta,
"Ahora, componer un poema sobre su desaparición…
No has sido capaz de salvarlos.
No has sido capaz de preservar incluso
lo que te confié en mi poesía... "
Diciendo esto, se aleja.
Me quedo ahí, todavía,
al igual que el muñón del árbol.
Tan avergonzado, como para esconderme en la Tierra.
Una parte dentro.


The story of tree
Rajesh Pandya

What exists there today
once where existed a tree ?
Asking this,
Umashankar happens to meet me
on the University Road. On turning.
Once where existed a shady tree.
Beneath it. Today.
I go and stand close by him.
Through thick glasses with a penetrating gaze,
he seeks to recognize me and recalls,
"You are the one who penned a poem on my departure, aren't you?"
Pointing towards the cut-trunked trees
at the University Entrance, he remarks,
"Now compose a poem on their demise.
You haven't been able to save them.
You haven't been able to preserve even that
What I entrusted to you all in my poetry ... "
So saying, he walks away.
I stand there, still,
like that stump of the tree.
So ashamed to hide in the Earth.
Partly within


*****




Buda en la carretera
Kalpatta Narayanan

Ayer
vi a Buda cruzar la carretera.
Yo había estado esperando mucho de este lado
incapaz de cruzar, en la hora pico de la tarde
pensando en cómo esperamos un año
o un año y medio para cruzar la carretera
en una vida de cincuenta, sesenta o setenta años.

Él cruzó la calle, lento, sin miedo.
A medida que empecé a seguirlo
un vehículo aceleró, gritándome.

Ningún vehículo desaceleró por él;
él sólo caminó a lo largo
de un camino desolado, amplio, salvaje,
que siempre estuvo allí,
y alcanzó el otro lado.


Buddha on the Highway
Kalpatta Narayanan

Yesterday
I saw Buddha cross the road.
I had been waiting long on this side
unable to cross in the evening rush
thinking how we wait for an year
or an year and a half in order to cross the road
in a life fift He crossed the road, slow, fearless.
As I began to follow him
a vehicle rushed forward screaming at me.

No vehicle slowed down for him;
he just walked along
a wild, wide, desolate path
which was always there
and reached the other side.
y, sixty or seventy years long.



*****


¿Quién dice que es fácil llegar a casa?
Udayan Thakker

Déjenme hablar de ayer
En el camino a casa, una manifestación.
- Trabajadores del mundo, únanse!
- Jefes, Cuidado:
Cuando estamos jodidos, nos multiplicamos!
No pude hacer nada en la cara de esa multitud.
Por otro camino, hay un templo
Dios sabe qué festividad.
Bulliciosa multitud, Victoria a Dios, Victoria a Dios.

Con ambos caminos cerrados, recordé el patio de recreo
en el que Gopal, Ahmed y yo jugábamos
arrojando libros
saltando vallas
en el campo verde
llenando nuestros estómagos con "cookies" y "candies"
Si eres feliz y lo sabes, aplaude
( Clap clap )
Si eres feliz y lo sabes, aplaude
( Clap clap )
Si eres feliz y lo sabes, y realmente quieres mostrarlo, aplaude
( Clap clap )

Mi cabeza se arrojó hacia fuera
Los labios hicieron puchero en un silbido
La respiración jugó a ladrones y policías
Un toque de pelota
pareció una palmada amistosa en la espalda.
Llegué a casa entrecruzando el camino de la infancia.
¿Quién dice que es fácil llegar a casa?


  
Who says it is easy reaching home?

Udayan Thakker

Let me talk about yesterday
On the road to my house was a rally.
- Workers of the world Unite!
- Bosses Beware:
When we’re screwed, we multiply!
I could do nothing in the face of that crowd.
On the other road, there’s a temple
God knows what festival
Bustling crowds, Victory to God, Victory to God.

With both roads closed, I remembered the playground
The one where Gopal, Ahmed and I played
Flinging books
Jumping fences
into the green field
filling our tummies with “cookies” and “candies”
If you’re happy and you know it clap your hands
(Clap Clap)
If you’re happy and you know it clap your hands
(Clap Clap)
If you’re happy and you know it and you really want to show it clap your hands
(Clap Clap)
My head ballooned out

My head ballooned out
Lips pouted in a whistle
Breath played robbers and cops
A touch of a ball


*****


Lluvia ácida
Makarand Paranjape

Cada día
la refinería de Mathura exhala nubes
de humo negro
en el cielo indefenso.
“¿No puede alguien ahogar esta chimenea?”
Los residentes lloran en vano?
En amonestación,
el mismo cielo llueve con amargura,
por debajo, con cada aguacero,
una onza de mármol se disuelve
fuera del Taj, blanco como la nieve.
En su tumba,
se pregunta Shah Jehan
Qué lluvia es ésta que muerde más profundo que sus lágrimas?


Acid rain
Makarand Paranjape

Each day
The Mathura refinery exhales billows of black smoke
Into the helpless sky.
"Can't one choke this chimney?"
The residents cry in vain?
In remonstrance,
The sky itself rains bitterly,
Underneath, with every downpour,
An ounce of marble dissolves
Off the snow-white Taj.
In his grave,
Shah Jehan wonders
What rain is this that bites deeper than his tears?




*****


Cuerpo Nº 14

Subodh Sarkar

Soy el Cuerpo no 14 que no tiene nombre
ni estado, ni escuela ni distrito
en noches de primavera mientras robaba mi pan
en noches de invierno mientras tocaba mi flauta
fui testigo de una bomba
¿Debo huir o jugar? ...desde entonces tengo catorce

Mientras robo arroz pasado en las mañanas de otoño
mientras veo a las chicas bagdi bañarse en las tardes de verano
mientras atrapan estudiantes desnudos en las arboledas de Polaash
me preguntaba si huir o tocar mi flauta o desvestirme-
tengo que ser ese cadáver no 14.

Uno que no puede ser abandonado ni retenido
cuyo padre no ha reconocido y cuya madre todavía no ha rastreado,
ni el amante de mi madre, hallado de pie con bultos de paja.
Tú no podrías ahogarme en la piscina ni quemarme en el bosque
Pero me rodearon con tropas paramilitares,
Ja, ja, ¿Debo levantarme por un instante?

De los suyos o de ellos, qué bala me mató, no sé
de ellos, o aquellos, quiénes se harán cargo del féretro, no sé.
Ah, yo estaba tan bien, robaba arroz, tocaba mi flauta
pero no debería haberlo hecho, si hubiera adivinado
que las hormigas me joderían el culo
no habría defendido mi casa con gritos tan tremendamente fuertes

Una vez me escapé con la ropa de una chica a medianoche.
¡Cuán culto de ella pensar que fue Krishna cuando el ladrón era yo!
Una, que ama, sólo ama mientras que el otro tipo se desnuda.
Me sorprendieron robando vacas, deseaba robar un teléfono móvil.
Pero yo soy el número 14, sin heredero ni coche fúnebre.

Tendido en los campos del ejército puedo ver la India.
Prometiste amarme enmarcando una constitución.

Enmarcaste una constitución pero no eres capaz de amar
Cuando estamos muertos somos el número catorce, cuando estamos vivos también.
Cargado, mientras me tambaleo, con republicanismo, democracia y tratado nuclear.

Somos crustáceos, somos Dios, somos Cristo, y somos el STSC...
¿No podrías guardar un poco más de arroz, reservado para nosotros?



  
Dead body Nº 14

Subodh Sarkar

I am Dead body no 14 which has no name
No state, no school nor district
On spring nights while stealing my bread
On winter nights while playing my flute I witnessed a bomb
Should I flee or play on… since then I’m fourteenth

While stealing stale rice on autumn mornings
While watching Bagdi girls bathe in summer afternoons
While catching students, naked in Polaash tree groves
I wondered whether to flee or play my flute or undress-
I got to be that Dead body no 14.

One who can neither be abandoned, nor retained
Whose father’s not recognized and mother not yet tracked,
Nor whose mother’s lover, standing with straw-bundles is found
You couldn’t drown me in the pool nor burn me in the forest
But surrounded me with paramilitary troops,
Ha-ha, Should I stand up for a while?

Of theirs or of them, whose bullet killed me I do not know
They, or them, who shall carry by bier I do not know,
Ah I was so well off, stole rice, played my flute
But I shouldn’t have, if I could guess ants would screw my arse
Wouldn’t have guarded my house either with tremendously loud screams

I once ran away with a girl’s cloth in midnight
How cultured of her, to think it was Krishna when the thief was me!
One, who loves, just loves while some other bloke strips
I was caught stealing cows, wished to steal a mobile phone
But I’m numbered 14, without an heir or a hearse

Laid in the army grounds I can see India
You promised to love me by framing a constitution

You framed a constitution but you’re unable to love
When dead, we’re number fourteenth, when alive numbered fourteenth too
Burdened, as I stagger on, with republicanism, democracy and nuke deal

We’re shell-fishes, we’re God, we’re Christ, and we’re the STSC…
Couldn’t you keep a little more rice, reserved for us?



Translated by Debayudh Chatterjee from Bengali